Nombre: Santiago Correa Ospina

Edad: 27 años

Año de graduación CCB: 2008

 

Santiago Correa Ospina, egresado CCB del año 2008, es publicista de la Universidad Pontificia Bolivariana y emprendedor de vocación. Hace ya cuatro años, una experiencia durante su periodo de práctica se convirtió en el mejor incentivo para asumir su más grande reto personal: materializar un proyecto que hoy genera siete empleos directos y 10 más indirectos.

Fue así como en el año 2014 nació MUVA, una agencia especializada en branding que busca establecer propuestas de valor para sus clientes por medio de un trabajo de análisis creativo, riguroso e innovador. Dentro de su portafolio de servicios, ofrece estructurar marcas a partir de su esencia, desarrollar sitios web con estrategias efectivas y diseñar animaciones digitales capaces de contar historias.

Aunque difícil, comenta Santiago, el proceso ha sido satisfactorio y enriquecedor gracias al talento humano que lo acompaña y los clientes con los que ha trabajado, entre ellos, los más destacados han sido Argos, Animalista, Kaptar, Esnatos, entre otros.

Al preguntarle sobre el secreto del éxito, resalta cuatro factores fundamentales para generar un emprendimiento: análisis y autocrítica, para fortalecer los procesos y replicar las buenas ideas; aprendizaje sobre la experiencia, para sacar conclusiones inmediatas y convertirlas en oportunidades de mejora; capacidad de observación y mucha investigación para actualizarse constantemente sobre nuevas tendencias y demandas del mercado.

Por su parte, aconseja a aquellos estudiantes que desean seguir sus pasos, a sacar el máximo provecho de los cursos, semilleros y actividades que puedan brindarles aptitudes que más adelante les servirán para estructurar ideas sólidas y construir redes de contactos. Además, asegura que aunque él no ha tenido la posibilidad de viajar, recomienda que esta experiencia es necesaria para abrir la mente a nuevas culturas y sobre todo, a ideas de negocio.

Frente a la educación tradicional tiene una posición crítica, pues considera que las instituciones en Colombia deberían impulsar mucho más entre los niños y los jóvenes un espíritu emprendedor para sacar adelante proyectos que mejoren la tasa de empleo en el país.

Reconoce que gracias a su paso por el Colegio Colombo Británico hoy domina el idioma inglés y posee destrezas en matemáticas, lo cual ha sido necesario para administrar su empresa y generar nuevos proyectos.

Ahora Santiago está enfocado en trabajar para sacar adelante su empresa, para más adelante poseer el tiempo necesario para viajar y estudiar un posgrado que le permita seguir creciendo personal y profesionalmente.