Nombre completo: María Adelaida García Jaramillo

Edad: 32

Año de graduación del CCB: 2004

Estudios realizados: Doble titulación Ingeniería Mecatrónica (EIA – Medellín, Colombia / ENIM – Metz, Francia) / Master en Automatización Industrial y Humana (Université de Lorraine – Metz, Francia)

Ciudad de residencia: París, Francia

Si se trata de descubrir pasiones, gracias a su curiosidad y al deseo de conocer el mundo, María Adelaida García ha conciliado su mente con su corazón. Y no es en vano este matrimonio de pasiones, por su desempeño en la mecatrónica y también como entusiasta, enamorada de aprender y disfrutar.

Tantas pasiones se manifestaban por la motivación de conocer cosas nuevas, vivir y ser feliz: “Y la ventaja es que ahora con todo lo que hay en internet, ya no hay excusa para no empezar a aprender algo si quieres”.

Mientras estudiaba en la universidad se presentó la oportunidad de hacer una doble titulación en el exterior, entonces, tomó la decisión de cambiar su entorno. Llegó a Francia en el 2010. La ciudad de Metz la recibió para continuar sus estudios de educación superior, luego viajó a Nancy, a Aix-en-Provence y desde hace cuatro años habita en París.

Desde chiquita siempre me intrigó mucho viajar. Una tía hizo un viaje de mochilera y viendo las fotos y todas las historias me dio curiosidad de ver el mundo y otras cosas.”

María Adelaida trabaja en el área de soporte técnico y capacitación de los clientes en Dassault Systemes, uno de los líderes mundiales en el software de diseño mecánico y PLM. Su pasión ya ha trazado el mapa hacia un objetivo: trabajar con proyectos y clientes de varias industrias y países para aprender más sobre esos dominios.

Ha dejado claro que la vida se construye de las cosas que hacemos todos los días. Eso explica la fascinación que produce cualquiera de los temas que narra, por ejemplo, el ukulele y el karate. Algunas de las pasiones que ha descubierto recientemente, que la hacen feliz, que la llevan a ver el lado positivo de las cosas.

Con la escultura, por ejemplo, ejercita la paciencia, pero se fascina por los caminos de aprendizaje que conlleva: la anatomía, las proporciones, las texturas, diferentes tipos de materiales y técnicas, además, la pintura.

Muchas veces la vida lo puede llevar a uno por caminos inesperados, pero hay que ser flexibles y atreverse a seguirlos si uno está feliz.”

Recuerda el colegio con mucho cariño, a sus amigos y profesores. Allí empezó su amor por la lectura y los idiomas. Cultivó la disciplina y la perseverancia que le servirían para alimentar sus pasiones, ser buena en lo que hace, alcanzar metas y, en especial, vencer las dificultades.

El colegio me permitió crecer mucho, afianzando los valores inculcados por la familia, para ser una mejor persona.”

Aunque también están los amigos, que casi todos lo siguen siendo hoy, como si el tiempo no pasara. Ellos son importantes, pero lo es más su familia, sus padres, a quienes agradece el apoyo que ha recibido a lo largo de su vida.

La oportunidad de viajar y conocer gente de otras culturas es una experiencia que recomienda a los estudiantes del CCB. A veces no hay que ir muy lejos, incluso en Medellín ha conocido muchos amigos de otros países, lo que encuentra muy enriquecedor.

María Adelaida es ingeniera mecatrónica, pero de sueños también. La mente en la que habita su inteligencia y el corazón donde alberga su pasión la impulsan hacia nuevas metas, abrir caminos, adquirir más saberes, disfrutar de la vida, ser feliz. Algo muy consecuente con la dirección que ha tomado su vida.

“Hay que atreverse a soñar, y ser perseverantes para lograr esos sueños” – sentencia desde esa energía que motiva su pasión.